domingo, 4 de diciembre de 2011

Capítulo 10. Los hombres calvos

Ilustración de David Guirao

Hacía volutas de humo cuando golpearon a la puerta.
—¡Adelante! —dijo el anciano.
Dos sujetos enfundados en gabardinas negras ingresaron en la lujosa habitación y saludaron, con una reverencia, al viejo tras el escritorio. Este les hizo un gesto con la mano.
—¡Disculpe! —dijo el mayor de los hombres, y al tiempo que se quitaba el sombrero le asestó un codazo al otro para que lo imitase. Sus calvas relucieron bajo la luz cenital.
—Así está mejor: la buena educación ante todo. —Hizo una pausa en forma de ingente voluta de humo—. ¿La atrapasteis?
—Sobre eso queríamos hablarle...; créame que estuvimos a punto, pero... se nos escapó.
El anciano se puso de pie y golpeó el escritorio.
—¡Imbéciles!
Luego apagó el puro.
—Decidme exactamente cómo la perdisteis.
—La teníamos acorralada en un callejón —intervino el más joven— cuando la sinvergüenza sacó una botellita de su faltriquera y se tomó el contenido. En cuestión de segundos desapareció frente a nuestros ojos.
«Nunca bajes la guardia ante una pelirroja, son problemáticas por antonomasia». Eso me decía mi padre cada vez que se peleaba con mamá —rememoró el viejo, y tras acariciarse la barbilla, agregó—: Entonces, como yo sospechaba, Bruno le confió todo a la chica. ¡Debemos atraparla cueste lo que cueste!
—¿Cómo? —indagó el mayor.
—Usaremos lo que nos queda de la fórmula para seguirle los pasos.
—Pero ignoramos a qué época viajó.
—No te preocupes, la sustancia abre un paso temporal solo entre el presente y el 2011.
El anciano se apartó del escritorio y les pidió ayuda a los hombres para ponerse la gabardina negra. La curiosidad aguijoneó al más joven:
—Señor, algo así, tan acotado, ¿realmente servirá para nuestros planes?
—¡Ja! Vislumbro un poco de materia gris en esa cabezota. En verdad, Bruno solo alcanzó a reproducir una de las fórmulas que Víctor Tim había desarrollado para viajar en el tiempo, pero hay más, muchas más. ¿Entiendes? —El joven asintió—. Por eso es imprescindible que hallemos a la chica: si Bruno tenía el cuaderno de notas de Víctor, ella debe saber dónde lo ocultó.
—Jefe —intervino el mayor—, su sombrero favorito.
El anciano sonrió, y pasándose una mano por la calva antes de vestir el borsalino negro, dijo:
—Muchachos, ¡el futuro tiene nombre de mujer!

28 comentarios:

Laura dijo...

Acabo de poner el punto final en mi seguimiento dominical de cienmanos, y sólo puedo deciros que el equilibrio entre la escena y el diálogo : ¡es perfecto para esta novela con tintes negros y misterio incluído!.

Fantástico el diálogo de Gabriel y fantástica también la ilustración de David.

Un abrazo a los dos, y muchas gracias por vuestro esfuerzo.

Sara Lew dijo...

Excepcional, realmente fantásticos textos e ilustración. ¡Por fin conocemos a esos malos misteriosos!
Gabriel y David: mi más sincera enhorabuena.
Saludos.

joseluis dijo...

Muy bueno... La fuerzas antagónicas cobran formas :-)

Como bien muestra la ilustración, se ha hecho la luz...

Felicidades, Gabriel y David por tan excelente trabajo.

Aurora dijo...

Un capítulo de diez!! Felicidades a los dos.

Gabriel: Un texto magnífico; La primera y última frase, redondas; Un diálogo que fluye; el personaje del anciano siniestro, genial.

David: Enhorabuena. La ilustración está que se sale, me ha encantado.

Rocío Romero dijo...

Gabriel,
me gusta mucho el equilibrio del diálogo y menos mal que atas algunos cabos porque creo que la historia necesita ir desenredando ciertos nudos. (Y así vais dándome pistas que me toca enseguida uff ;)
El texto es excelente y está perfectamente encajado, sí señor.
David,
yo no entiendo de ilustración, pero los personajes tan negros y el fondo claro de luz pero borroso de contorno me ha parecido el enfoque más acertado que se le podía dar. Bravo, chicos, felicidades a los dos.
Y besos mil

Patricia Nasello dijo...

Por si el misterio y la inquietud que genera este capítulo no fuesen suficientes, Gabriel, con el comentario de las pelirrojas, también nos regala una sonrisa durante el diálogo.
David, con su extraordinaria ilustración, realza y subraya el clima 'negro' de este capítulo.

Gabriel, David
Bravo!!!!!

Cybrghost dijo...

Estoy de acuerdo con la frase final, no sé si en la novela, pero sí fuera de contexto. Y me ha encantado la frase de que las pelirrojas son problemáticas por naturaleza jaja.
PD: No todos los calvos queremos dominar el mundo.

Luisa Hurtado González dijo...

Ya era hora de conocer un poco a los perseguidores, justo cuando empieza a surgir una historia de amor.
Me ha gustado mucho este capítulo y el dibujo...ah, me gustan esos hombres inquietantes, extraños. Los malos de la historia, me gusta ponerles cara.
Bien llevado el diálogo, atando cabos, muy bueno.

Todo esto está tomando un cuerpo increible, un día voy a tener que sentarme y leerlo todo de golpe, disfrutandolo con un buen atracón de palabras y de imágenes.

Genial. Está siendo una aventura increíble.
Un beso.

MA dijo...

¡Genialísimo!
Y la ilustración, emocionante.
Y ahora ¿quien es ese malo, malísimo?

La Dame Masquée dijo...

Qué fama la de las pelirrojas!
Me encanta eso de que el futuro tenga nombre de mujer. Nos de debían!
Esto sigue sumamente interesante.

Feliz domingo

Bisous

mArTiNa... dijo...

Por fin algunos asuntos quedan clarificados y la ilustración me ha cautivado... un diálogo genial...
Enhorabuena chicos

Katy dijo...

Enhorabuena, queda la intriga en punto rojo.
Un saludo

Kum* dijo...

¿Calvos?... resulta que son calvos!!...

Hoy, nada más entrar en Cienmanos me fascinó la ilustración. No esperaba menos, después de pasarme estos días por el blog de David. La ilustración es ferpecta.

También me ha encantado el capítulo de Gabriel. Era ya necesario presentar estos personajes del sombrero.

Buen trabajo, pareja. Ferpecto.

Besos payasos. Esto marcha.

Gabriel Bevilaqua dijo...

Chicas y chicos, ¡una alegría que el capítulo les haya gustado!

José Luis, ya habíamos anunciado a los malos, era hora de que entraran de lleno a escena.

Muchas gracias a todos, y a seguir adelante con este tan lindo proyecto colectivo.

Saludos

Elysa dijo...

Por fin conocemos a esos hombres del callejón y de paso aparece su jefe, iteresante este capítulo que abre da esencia a esos malos.

Y la ilustración es muy potente, hacen aún más visuales a estos siniestros personajes.

Enhorabuena a ambos

Patricia O. (Patokata) dijo...

Genial chicos, al fin sabemos más de algunos personajes; de a poco todos se van dando a conocer y se pueden atar más cabos sueltos!!
Me encantó el texto lleno de misterio y muy pero muy prometedor y ni que decir de esa imágen que muy bien le da vida a las palabras!!
Un placer seguir este proyecto que cada vez se pone mejor!!

Besos!!

JJ Campagnuolo dijo...

Que bueno, se van atando cabos, se presentan a los personajes misteriosos y se dice una gran verdad... el futuro tiene nombre de mujer... quién al fin dominara todo!!!! jaja Felicidades, quedó muy bien el relato y el dibujo.

David Guirao dijo...

Gracias a todos, estoy muy contento de participar en este proyecto.

Nos leemos...

David

Gala dijo...

Un capitulo precioso.
Mostrándo datos de personajes y dejando cabos,para hilar en posteriores capítulos.
Muy buen trabajo, al escritor Gabriel, y el ilustrador David mi más sincera enhorabuena.
Muy buen trabajo chicos.

Besos mediterráneos.

Rosa dijo...

Qué buenos estos malos de negro, me ha gustado muchísimo este capítulo y la frase final.
Mi enhorabuena a escritor e ilustrador fantásticos.

Besos desde el aire

Isabel Barceló Chico dijo...

Felicidades por este texto y por la ilustración. Es muy expresiva. Tanto, que parece de 2011 a donde, al parecer, estos individuos se dirigen. ¡Ay, que creo que llevan ya aquí algún tiempo...! Saludos cordiales.

Ximens dijo...

Estupendo planteamiento narrativo el de Gabriel. Ya sabemos más de los malos malísimos y del mejunje transportador. Una escena y mucha información. Hemos estado en ese despacho. La ilustración de David es de catálogo. Me gustan las esferas (terráquea y craneales) y la luz vertical.
Me sorprende que siendo un trabajo de unos treinta escritores y otros tantos ilustradores, los comentarios apenas superen la veintena, problema mio.

Anita Dinamita dijo...

Me encantó el capítulo. Has puesto algunos puntos sobre las íes y has dejado más incógnitas... ayer estuve repasando todos los capítulos y veo muchas complicaciones, a ver como se desmadeja este enredo o como se desenreda la madeja...
Me gusta mucho la ilustración!!!
Abrazos pareados

Su dijo...

Después de unos días de ausencia intento ponerme al día. Madre mía como evoluciona la historia! Ésto va cogiendo forma...

Las ilustraciones, maravillosas.

Abrazos

MariCari♥♥♥♥♥ dijo...

¡¡Estupenda parte!! Bss

Mar Horno dijo...

Gabriel, no lo había podido leer hasta ahora. Magnífico diálogo, digno del mejor género negro y la frase final, poética, evocadora y un broche de oro para tu magnífico texto. Enhorabuena. La ilustración de David en conjunción con el texto, excelente. Un saludo para todos.

Fernando Martínez dijo...

Me ha gustado mucho la ilustración. Felicidades David.

Fortunata dijo...

Un capitulo de novela negra. Me encanta, el texto tiene dinamismo y atrapa y la ilustración termina de completarlo. !!!Geniales chicos!!!
Un abrazo