domingo, 25 de diciembre de 2011

Capítulo 13. Flecos en el tiempo

Ilustración de Alejandra Fernández

La plaza Mayor de Valladolid apenas había cambiado desde 1947, y a principios de noviembre seguía haciendo el mismo frío. Le sorprendió que los vallisoletanos aún utilizaran aquel punto de encuentro. «Nuestras rutinas ―pensaba―, se entrelazan con los flecos del tiempo, y al parecer no las sabemos desenredar».
Paula paseó la vista por los arcos y el monumento al repoblador de la ciudad junto al que recordaba haber jugado de niña. Claro que, en términos estrictos, de aquello haría ya más de ochenta años. En esta época era posible que todas sus amigas hubieran muerto. Las recordaba con claridad haciendo fila para entrar en el colegio y contándose secretos al oído, tan pequeñas y bonitas, tan lejanas como la Osa Mayor.
Había quedado con Sebastián allí, junto al Ayuntamiento, donde antes solía quedar con Bruno. Por fin, lo vio aparecer por la salida peatonal del aparcamiento, una de las pocas diferencias entre la plaza de hoy y la de su propio tiempo.
Su viaje había sido algo así. Tras la sacudida y la desorientación inicial, se había sentido como si emergiera desde algún hueco invisible, y se preguntaba si la habría visto alguien parpadear deslumbrada, como todos aquellos peatones que escupía el subsuelo.
Sebastián se detuvo a pocos metros de ella, en el puesto de castañas asadas, pagó por un paquetito y se acercó sonriendo. Trataba de mostrarse sereno, pero llevaba el pelo algo revuelto y las ojeras le destacaban cada día un poco más. Paula contuvo una punzada de culpa. Después de haber pasado las últimas tardes juntos, había decidido contarle la historia completa. Sin mentiras. Incluso que su hermano había muerto. Muerto. No tenía sentido que toda su familia siguiera buscándolo.
Comprobó que llevaba el resto de la fórmula junto con la página de instrucciones de Víctor Tim que aún conservaba.
A pesar de que el profesor había prohibido expresamente la alteración de hechos trascendentales, el mal ya estaba hecho. Tenía que haber un modo de viajar a algún momento anterior a la muerte de Bruno. Suspiró y abrazó a Sebastián con fuerza.
―Tenemos que hablar.
―Vaya, eso nunca suena bien. ―Sonrió un poco tratando de relajar la expresión.
―Es sobre Bruno. Y es importante. ―Sebastián abrió mucho los ojos y comenzó a andar hacia una cafetería tranquila, sin decir otra palabra.
Como cada tarde, los dos hombres del traje oscuro los siguieron.



25 comentarios:

Luisa Hurtado González dijo...

Veo que llego la primera. Hoy es Navidad y ha habido lluvia de esquelas en la Red. ¿Era mentira, no?
A lo que voy.
Me ha gustado mucho la ilustración, he recuperado un poco a la Paula que pensó Bea cuando ilustró mi capítulo y me he sentido como en casa.
Después, me ha alegrado oir los pensamientos de Paula, intentando poner orden en ella y en nosotros. He buscado el nombre del autor y he dicho: ¡claro!
No sé cómo lo estáis haciendo, la historia es complicada, yo estoy perdida (lo ciento) pero vosotros encontráis como seguir adelante con calma, como tranquilamente.
Gracias por este nuevo y sorpendente capítulo, a ambas. Y un beso, Luisa.

Blanca Bk dijo...

Me ha encantado el trabajo de ambas!! Muy feliz navidad a todos y todas! :D

Rocío Romero dijo...

FELIZ NAVIDAD :-)
Alejandra, me encanta la ilustración, me encanta, me encataaa ^-^
Qué suerte la mía ;)
Besitos a todos y gracias

ALEJANDRA FERNÁNDEZ dijo...

Feliz Navidad!!
Muchas gracias chicas he de decir que estaba acojonada según abanzaba la novela... qué estrés!
Rocío creo que es un capítulo precioso, como dice Luisa se recuperan los personajes, su parte más emocional y humana, me encantó y la verdad es que estaba echa polvo porque quería estar a tu altura!! en fin espero que os guste... el nivel en este proyecto está muy alto ^_^

depropio dijo...

¡Qué decepción! Ni un muerto, sea niño o adulto, ni sexo, ni nada ;)

Precioso texto y fantástica ilustración.

Un besazo a ambas

Rubén dijo...

Felices fiestas! Me encantó la ilustración. La trama se cierne sobre las cartas bocarriba. Que tensión...

telmo dijo...

Creo que la ilustración refleja bastante el contenido del texto, me gusta mucho la mezcla de texturas. Pero sobre todo me quedo con la cara de la niña del pelo rojo, mirando a nuestra protagonista.

También me gusta como se ha hilado la trama en este capítulo y mira que pienso que es muy complicado, a las alturas que estamos, con las últimas lluvias de personajes e idas y venidas en el tiempo. Pienso que el relato intenta resolver y mantiene el suspense.

No obstante he aprendido, yo una persona ajena a esto de la cadenas de relatos, que una norma del juego puede ser la sorpresa. Y así ha sucedido que en más de una ocasión me encontré con alguna de ellas. O tal vez fue el primer capítulo la primera sorpresa, no sé...

De todas formas sea como sea el juego me parece divertido y entretenido y desde aquí quiero felicitar a todos por la ILUSION. A los creadores por la ilusión que le pusieron, a los que publicaron texto y dibujos por la ilusión con la que crearon, por los que están a punto de publicar por la ilusión que le están poniendo, por los que quedamos por publicar por la ilusión que tenemos en que nos toque, y a todos también por la ilusión con la que cada domingo abrimos el blog para leer y ver un nuevo relato.

Será que hoy es Navidad, y aunque prefiero dibujar que escribir, hoy quise contarles esto. GRACIAS

Patricia Nasello dijo...

Cada domingo espero con ansias un capítulo que jamás me decepciona. Ah, qué terrible estar entre las últimas, cómo estar a la altura?

Rocío, Alejandra, gracias por esta entrega. Fabulosas ambas.

Feliz Navidad!!!!

Beso a todos

Sara Lew dijo...

Fabuloso el trabajo de ambas. Alejandra y Rocío, enhorabuena!!

Abrazos.

Aurora Ruá dijo...

Genial, chicas, muy buen trabajo!
Aprovecho para, desde aquí, desearos a todos unas felices fiestas.
Besos,

Elysa dijo...

Rocio me gusta la voz que has dado a Paula, la forma que tienes para hacernos entrar en sus pensamientos y como nos anuncias que esto se va aclarando. Y sin olvidar a esos hombres de traje oscuro...
Alejandra muy bella tu ilustración, esa Paula que nos da la espalda mientras contempla su yo infantil en la plaza Mayor mientras a pocos pasos nos dejas ver a los hombres del traje oscuro.

Rocio,, Alejandra ¡enhorabuena por este gran trabajo!

Besitos

JJ Campagnuolo dijo...

Felicidades a Rocio y Alejandra por el trabajo, quedó muy bien. Me gusta el ritmo que va tomando la trama... Y FELIZ NAVIDAD PARA TODOS!!!!!!!!!!

Gabriel Bevilaqua dijo...

Muy interesante el capítulo de Rocío que nos pone a las puertas de la revelación de la verdad a Sebastián. ¿Cómo lo tomará? Excelente el detalle final.

Alejandra, la ilustración fantástica, marca al dedillo lo narrado, la protagonista mirando a las niñas y rememorando. Un acierto el de ponerla de espaldas; y otro, colocarla a ella y a uno de los hombres calvos, vigilante, a ambos lados de la columna del arco; y otro, el que una de las niñas también fuese pelirroja.

Felicidades por la labor para ambas.

Y Feliz año nuevo para todos.

Ciudadano Universal dijo...

¡Qué bien Rocío! Llegar al trece, sin conocer a sus doce hermanos mayores pero menores me ha resultado interesante. Creo que voy a leer los otros doce, en orden inverso, como me gusta. No puedo quedarme sin saber quienes son Paula, Bruno y demás. Tu texto me ha creado la inquietud necesaria para tratar de averiguarlo. No pregunto para donde van los personajes porque eso me lo contarán otras dos docenas de cerebros, si decido mantenerme a bordo.

Felicitaciones a todos los participantes de este Mega Cadáver Exquisito. Celebro que tres docenas de microrrelatistas os juntéis para producir un macrorrelato.

Mar Horno dijo...

Texto lleno de frases e imágenes memorables. Pausado, reflexivo e incluso nostálgico. Enhorabuena Rocío. Me ha gustado mucho también la ilustración, es la Paula que yo siempre imagino. Algunas veces en las ilustración no la reconozco. En ésta sí, me gusta especialmente y eso que o se le ve la cara.

Un beso para ambas.

maria oliver dijo...

llevo leyendo estos capítulos de manera desordenada... así que de ahora no pasa que empiece por el primero... ¿quienes son esos dos hombres?????????????????????...

(las ilustraciones: PRECIOSAS)

un besito

Fortunata dijo...

Me ha encantado como has hilado a Paula, Sebatian y Bruno que conexiona los capitulos anteriores. La ilustración tambien vuelve a los personajes que ya habíamos visto da coherencia a la historia.
Muy buen trabajo.
!felicidades para ambas!
Un beso

MariCari♥♥♥♥♥ dijo...

Felicidades a todos y feliz 2012!! Bss

Kum* dijo...

Fenómeno, Rocío. Un capítulo precioso, pausado, profundo. Alguna vez sentí que la acción estaba cobrando demasiado protagonismo en la novela en detrimento del texto en sí, de los personajes, los sentimientos... de lo importante, en fin. Hoy estoy feliz.

Alejandra, la ilustración es deslumbrante. ¿No será esa niña pelirroja de cara tan sorprendida la misma Paula ochenta años antes?...

A las dos, mi sombrero.

Besos payasos.

ALEJANDRA FERNÁNDEZ dijo...

:))))
Kum qué bueno lo del sombrero! quién sabe si será la misma Paula, pero quise que la misma mariposa del capítulo pasado, que con su batir de alas provoca consecuencias y conexiones espacio-temporales, provocase también ese encuentro. No sé, muchas veces he tenido esa sensación de cruzarme con mi propio "yo" del pasado y cuando leí el texto de Rocío no pude evitar sentirme vinculada a Paula.
Millones de gracias a todos por los comentarios, es un subidón
Besitos a todos y Feliz año!!!!

Beatriz Barbero-gil dijo...

Que buen trabajo..Enhorabuena a ambas y feliz año 2012 a todos!

Julio dijo...

Muy bueno el concepto de "flecos del tiempo"...y sigue la expectativa sobre los hombres de negro!!
Me encantó la ilustración, ese melange de gráfica fotográfica y dibujo de colores netos. Felicitaciones a ambos!!

Patricia O. (Patokata) dijo...

Me encantó!!Al fin vuelven a protagonizar Paula y Sebastian y al parecer corrió bastante agua ya jeje!!!
¿Cómo reaccionará ante la noticia?
¿Como continuará la historia??
Que intriga!!!
Felicidades a ambas, texto e ilustración geniales!!

Un abrazo y muy pero muy feliz año!!

Cybrghost dijo...

Transcurriendo en la Plaza Mayor de Valladolid se acumulan los malos augurios. Uno que es de Salamanca jeje. Me gusta lo fluido del capítulo y que introduces elementos nuevos sin ninguna estridencia.

Ximens dijo...

Aunque tarde... veo un cierto intento de ordenación, vemos claramente a Paula pelirroja rememorando la plaza en el pasado e imaginándose su niñez. Pero a lo que iba, sabemos que avanza la relación con Sebastian y que tiene un plan, volver al pasado y salvar a Bruno. Vale, felicidades por la ocurrencia. No obstante ahí están los malos, cómo han llegado al presente ya nos lo aclararán los autores sucesivos, o jeje aunque visten igual no son los mismos, los de la misma mafia (nazis?) que quieren obtener la formula para ir al pasado y cambiarlo?. En fin, Rocío, creo que con una prosa clarita has progresado la trama y abierto más camino. Su sucesora lo agradecerá.
La ilustración de Alejandra está muy bien, con esa Paula mirándose a su niñez, con estilo que a mi me gusta.
Felicidades (con retraso) a vuestro trabajo.