domingo, 15 de enero de 2012

Capítulo 16. Matar el tiempo

Ilustración de Sergio Montal


Silencio. De repente todo quedó en silencio. Aquí. Ahora. En todos los momentos y lugares.
La primera bala erró. Sebastián empujó a Paula con fuerza alejándola de la trayectoria. Él no tuvo tanta suerte. Desde el suelo, Paula vio cómo el segundo proyectil impactaba en el pecho de Sebastián. Justo a la altura del corazón. Justo en el bolsillo en el que minutos antes guardara la pequeña botella con los últimos mililitros de aquella pócima que ahora no era más que una mancha en su chaqueta. Primero Bruno. Ahora Sebastián. No hay dos sin tres. Paula pensó que era el fin y esperó que aquellos hombres acabasen su trabajo.
Desde la cocina, Carmen escuchó dos petardazos que achacó a los chavales del quinto. «Algún día nos queman el portal», pensó mientras seguía en silencio removiendo el consomé en el sentido contrario a las agujas del reloj. Una y otra vez. Una y otra vez.
En su despacho, Emilio sintió un escalofrío que le hizo estremecerse y mirar hacia atrás sin motivo aparente. El eco sordo de las balas recorrió los pasillos de la universidad y atravesó el laboratorio en el que empezó todo. Allí nadie sabría ahora marcar la fecha en el calendario.
Víctor se llevó las manos a la cabeza cuando las probetas que estaba manipulando estallaron en mil pedazos, derramándose sobre el cuaderno en el que tomaba sus notas. Primero una, y segundos después, la otra.
En la calle, Melquíades observaba la escena en silencio. Ya lo había visto todo. De hecho, fue su primera visión. Dos fogonazos iluminaron su bola de cristal y vio a Paula y Sebastián tendidos en el suelo. Por eso supo el momento exacto en el que debía detener el tiempo.


26 comentarios:

Miguel Molina dijo...

Me encantó el capítulo Mar. No te has dejado a nadie por el camino y has conseguido unirlos a todos en esa calle Atrio de Santiago donde los dejé. Esperemos que la bola de cristal y los conocimientos de Melquíades salven a Sebastián.

Mi enhorabuena también a Sergio por traernos más de cerca al gran desconocido, a ese Melquíades capaz de hacer que cambie la historia.

Saludos

Laura dijo...

Mi enhorabuena a los dos, a Mar por sus cinco escenas en un sólo capítulo y a Sergio por su trabajo paciente para mostrarnos a Melquiades.

Una vez más, podéis leer mis palabras a cerca de este capítulo en el lugar acostumbrado.

Un fuerte abrazo.

Nicolás Jarque dijo...

Ostras y ¿ahora qué? Me quedo muy descolocado pues no me esperaba, como sí Melquiades este desenlace.
Mar, extraordinario capítulo, con nota. Muy bien hilvanado y añadiendo más suspense a la micronovela.
Mi enhorabuena.

Un abrazo.

PD: La ilustración magnifica también.

Aurora Ruá dijo...

Muy buen capítulo, Mar (pero, por favor, dejadle algún novio sano a la pobre!!!)

Sergio: Me ha encantado tu interpretación de Melquíades: la capa, la bola de cristal, las manos con esas uñas, los anillos... Genial.

Felicidades a los dos,

Patricia Nasello dijo...

Extraordinario, Mar!!!!!!
Has reunido tanto personajes como situaciones en un puño. Punto crucial en la trama.

Segio, me encanta el Melquíades que nos has presentado.

Mar, Sergio, mis felicitaciones

Lo he dicho en otras oportunidades, deseo volver a hacerlo: estoy sumamente orgullosa de formar parte de este gran trabajo. Gracias compañeros.

Gabriel Bevilaqua dijo...

Mar, el tuyo es uno de los capítulos que más me han gustado hasta ahora. Hallo tres “tiempos” en tu texto: en la primera línea nos avisas que todo se ha quedado en silencio, sin tiempo. Luego, en un segundo párrafo espléndido, nos narras una escena muy visual, trepidante y trágica. Por último nos muestras el eco simultáneo de los disparos en el acontecer de los demás personajes y al enigmático Melquiades, responsable del “silencio”. ¡FELICITACIONES PUCK!

Sergio, no le vas a la zaga a Mar, tu ilustración es alucinante y, a mi modo de ver, has elegido la mejor escena para ilustrar. Me encanta el detalle de los carteles, que había incluido Aurora en su momento, detrás de Melquiades.

¡FELICITACIONES PARA AMBOS!

Cybrghost dijo...

A ver por donde sale ahora esto :-).

Rosa dijo...

Y nos dejas con esta intriga una semana!!!

Buenísimo Puck y Genial el dibu de Sergio.

Besos de enhorabuena desde el aire

Sara Lew dijo...

Coincido con Gabriel, es uno de los capítulos que más me han gustado. Nos reúnes a todos en un aquí y ahora detenido, casi eterno. Fantástico.
Y la ilustración me parece muy atrayente y creativa.
Enhorabuena a ambos artistas!!

Abrazos!

Mar Horno dijo...

Muy bueno Mar. El título describe muy bien lo que se siente al leer este capitulo "matar el tiempo" y así ha sido: el tiempo se ha detenido con esos dos disparos, el tiempo de todos los personajes. Esa detención está maravillosamente reflejada en el texto, cuando describes a la perfección lo que siente cada personaje en el instante de los disparos. Y ese Melquíades, con su bola, poseedor del pasado, presente y quizás futuro.
Ilustración magnífica, Sergio.

Un saludo para todos.

Kum* dijo...

¿Parar el tiempo? ¿PARAR EL TIEMPO...?

...¿Tengo que recordarte lo que pasó la última vez que paraste el tiempo???

Estas ranas anarquistas nunca aprenden...

Un Melquiades muy de cuento... por cierto. Bravo, Sergio.

Un capítulo muy tuyo, Puck. Sigues fielmente la acción donde la dejó Miguel, y a la vez es un texto donde se te reconoce inmediatamente. Un gustito. Una gozada.

Besos payasos.

Su dijo...

Todos representados en un mismo instante. Esa capacidad para enlazar es muy tuya, Mar.

Me ha gustado mucho, y el dibujo también. Enhorabuena a los dos.

Abrazos

lola dijo...

Un texto estupendo, muy visual y muy bien articulado. Felicidades! También mis felicitaciones al ilustrador :)
Estoy disfrutando mucho! lo voy siguiendo aunque no siempre deje comentario.
Enhorabuena a todos/as!!

Gala dijo...

Interesantísimo quedó el catítulo Mar. Detención del tiempo. Un factor más, un relato intenso que nos ha hecho parar la respiración por segundos.
Hiciste un repaso por todos los personajes, y diste un protagonismo especial a Melquiades.
Mi más sinceran enhorabuena. Un trabajo perfecto.
La ilustración refleja a la perfección la mágia de Melquiades, estoy convencida que este personaje dará que hablar.

Felicidades a ambos.

Besos.

Rocío Romero dijo...

Ay, Puck ¿por qué? ahora tendremos que esperar a ver qué pasa otros 7 días... Me ha gustado mucho que todos lo sientan, escalofríos, petardazos, los implicados directos y los indirectos. Lo que no sé es cómo el próximo va a salvar a Sebastián... si ha detenido el tiempo entre la muerte del uno y la otra... ayyysssss ¡qué tensión!
Felicidades guapa y también al ilustrador que nos deja esa especie de superposición tipo collage tan de acuerdo con el tipo de personaje, que aparece y desaparece como si habitara una capa distinta. Estupendo chicos, un abrazo

Fortunata dijo...

Impresionante, ya está todo dicho , pero me ha encantado la manera de agrupar a todos los personajes en una sola escena.
La ilustración fantástica....
!!!!!Sois todos buenisimos!!!
Besos

Patricia O. (Patokata) dijo...

Clap, clap, clap...y más y más aplausos para ambos.
Me encantó ver a casi todos los personajes haciendo lo suyo en momento tan crucial. Detuvo mi respiración, tal cual!!
Confio en que Melquiades le deje el nuevo novio vivo a Paula, por favor!!

Felicitaciones a los dos!!

Saludos!!

Rubén dijo...

Menudo torbellino, es como ver a vista de pájaro la escena relentizándose en cada uno de los rincones del texto. La ilustración muy espectacular

MariCari♥♥♥♥♥ dijo...

Abracadabra...Bss

telmo dijo...

Gracias a todos por vuestros comentarios. Francamente ilustrar el texto de Mar ha sido todo un lujo. Y muy contento de pertenecer a esta historia.

Sergio Montal

ALEJANDRA FERNÁNDEZ dijo...

Ostras! qué grande!! qué tensión! enhorabuena a los dos... qué manera de parar el tiempo y recorrer las distintas percepciones de cada personaje Puck, estoy deseando leer el siguiente capítulo.

Ximens dijo...

Mira que matar a los protagonistas, con el curro que ha llevado crearlos, anda que ya te vale. Pobre Sebastian. Muy ingenioso poner a Carmen girando al revés. Humm, ese Emilio que mira para atrás, ¿teme algo? Y aparece Victor (supongo que en el pasado) y se le rompe el gin tonic. Jo que lío de tiempos, pero se siguen.
Y protagonismo para Melquíades que además de parar el tiempo tendrá que hacer magia para poner los relojes en sintonía.
El trabajo de Mar me gusta por haber conseguido poner casi todos los personajes sonre la mesa, dar más pistas de por dond puede ir la trama.
La ilustración de Sergio me gusta, y por destacar algo, el descascarillado de la pared es autentico.

Puck dijo...

Gracias a todos por vuestras palabras.
Gracias a Puri por crear esta aventura y a todos los que están detrás trabajando para que la novela vaya rodada
Gracias a Miguel por dejarme a los protagonistas en un punto en el que pude detener el tiempo (uno de mis sueños)
Gracias a Sergio por dar esa fuerza y esos poderes a Melquiades.
Gracias, gracias, gracias...
Ha sido un placer poner un granito de arena en esta playa y esperaré al domingo para seguir leyendo, es más, creo que volveré a leerla desde el principio ya sin estrés, sin análisis... solo disfrutando
Perdón por enrollarme...
saludillos

Jonaira Campagnuolo (JJ Campagnuolo) dijo...

Extraordinario capítulo, muchas cosas suceden resumidas en pocas líneas.... felicidades a Mar por el texto y a Sergio por esa hermosa ilustración.

Anita Dinamita dijo...

Llego más tarde que tarde, supongo que con el tiempo parado no importa :)
Puck un texto genial, es justo justo lo que hacía falta en este momento.
Sergio, una ilustración muy mágica. Me encanta!!!
Abrazos

NiñoCactus dijo...

Wow, un auténtico capítulo "tachán". Me encantó. Y el título es estupendísimo, claro. Además la ilustración es preciosa. Qué gran pareja. Enhorabuena.
Besitos y sonrisas