domingo, 29 de enero de 2012

Capítulo 18. Decisiones

Ilustración de Javier Cruz


Llegaron al callejón sin aliento. Paula lo recordaba bien. Cuando sucedió su primer salto en el tiempo, pensó que sería un buen refugio. Sebastián, completamente pálido, la siguió sin mediar palabra.
«Este es el lugar», pensó apretando el libro contra su pecho.
Detenidos en la esquina cruzaron sus miradas. Ninguno daba crédito a lo que estaba sucediendo.

***

Carmen estuvo inquieta toda la noche.
¿Quién era aquel tipo que le habló de su madre con tal brevedad y misterio? Debía de ser amigo de Paula, tenía sus llaves, pero ¿por qué esa petición tan extraña? ¿Quién era verdaderamente esa muchacha y qué le había sucedido? No podía imaginar aquella simpática pelirroja metida en ningún problema. No, al menos, como para tener que ocultarse de nadie.
Tumbada en la cama sospechó que, tal vez, le llevaría más tiempo del previsto recoger las pertenencias de Paula. Debía hacerlo con tiento, no estaba dispuesta a despertar las sospechas de Emilio ni a tener que darle explicaciones. Su vecina no le resultaba simpática.
«Decidido», pensó. Se levantó de la cama en silencio, cogió las llaves que había guardado en el bote de las infusiones y bajó descalza las escaleras para no hacer ruido. Llegó al primero y se dispuso a guardar todo en una caja.
Recordó la cavidad en desuso del viejo montacargas. Era el mejor escondrijo: con las reformas del ascensor, había quedado oculta tras los cajones del armario empotrado del pasillo, como un doble fondo, y algunos pisos hicieron de ella una caja fuerte extraoficial. Nadie que no hubiera vivido en aquel edificio podría imaginar su existencia. Sí, definitivamente era un buen sitio.

***

Recobraron el aliento y con él las incógnitas. Melquíades había desaparecido y sus palabras retumbaban incesantes en sus cabezas: «Seréis los nuevos guardianes».
—¿Guardianes de qué? —preguntó Sebastián a media voz—. Si al menos pudiéramos hablar con Emilio, él podría...
—Ese era el plan —susurró Paula acariciando su mano, intentando paliar la preocupación de sus ojos—, pero las advertencias del viejo han sido precisas. Los calvos no deben saber.
Pronto se elevaría el sol iluminando aquellas callejuelas. No tenían mucho tiempo, estaban solos. Descifrar las claves del libro era determinante para encontrar respuestas.
—Debemos localizar a Víctor, es nuestra única opción. ¿Confías en mí?
Paula miró a Sebastián, que asintió con gesto sutil, empujó la puerta y entraron. Por segunda vez estaba en casa del profesor, pero en esta ocasión no venía sola.


14 comentarios:

Rosa dijo...

Enhorabuena Gala!!!
Me quedas con más dudas, deseando saber más...

Besos desde el aire

Aurora Ruá dijo...

Muy bueno, Gala. Más y más interrogantes. Estoy empezando a necesitar respuestas, como los protagonistas.

Javi: Un dibujo muy en tu línea. Me gusta mucho la composición y la sobriedad del color, con el pequeño detalle rojo de las uñas. Muy elegante.

Enhorabuena a los dos y muchos besos,

Nicolás Jarque dijo...

Gala, me ha gustado mucho este capitulo. Se da continuidad a la trama, de una forma tan natural, que el viaje es en primera clase. Sé, que le tenías respeto - como todos - a este proyecto, pero como habrás comprobado, el resultado de diez.

¡Enhorabuena!

Me gustó mucho también la ilustración.

Un besset para ti y un abrazo para Javier.

Laura dijo...

Enhorabuena Gala, el capítulo no tiene desperdicio, y aunque sé que estás de viaje de concejalías y ordenanzas ...te envío un beso muy fuerte.

El dibujo de la escalera con el pie de Carmen también me gusta.

Enhorabuena a las cuatro manos que lo hicieron posible.

Rosa dijo...

Perdón que con la emoción se me olvido felicitar al ilustrador.
Enhorabuena Javier!!!

Besos desde el aire

Rubén dijo...

Otro misterio, esto se pone en su punto de ebullición. Cada vez me recuerda más a una de estas nuevas series que te dejan sin aliento. Genial Gala!
La ilustración de línea clara y colores planos resalta ese primer paso al principio de la escalera. Muy original. :)

Rocío Romero dijo...

¡Ya es domingo! :-)
Enhorabuena a Gala y Javier,
Gala nos has dejado "peor" que estábamos -es broma ;-)- has subido aún otro puntito la tensión, aunque has despejado algunas dudas. Carmen definitivamente de nuestro lado y los protagonistas vuelven a casa de Víctor... menuda responsabilidad para los siguientes autores, está la cosa en un punto muy difícil de encauzar pero no dejo de asombrarme cada semana, uff.
Felicidades, Javier la ilustración pone el acento en el punto de la trama que no debemos perder de vista.
Estupendo chicos. Abrazos y besos para todos

Patricia Nasello dijo...

Qué buen comienzo para este domingo, Gala: leyéndote.
Javier, me encanta tu trabajo.
Enhorabuena a ambos!!!!

Anita Dinamita dijo...

Me ha encantado el hueco del montacargas ¡mira tú qué idea!
Y entrar otra vez en el laboratorio... me gusta esa circularidad.
El dibujo me gusta mucho, tan críptico pero con el detalle de las uñas y de la ventana.
Estupendo...
Abrazos

joseluis dijo...

Excelente escape, Rebeca. Me ha encantado el diálogo interior de Carmen, bajar en la gris de la fabulosa ilustración y sentirnos en la fin del círculo, donde todo reinicia. Las incertidumbres se iluminan, no solo en nosotros, sino en los personajes también.

Los puntos rojos sober las uñas inquietan al mismo tiempo que fortalecen a la ilustración.

Norabuena :-)

Sara Lew dijo...

Me ha gustado mucho este capítulo. Ya estaba deseando yo que Víctor y Paula se volvieran a encontrar.

Y la ilustración, fantástica. Ese pequeño pie bajando las escaleras, que sugiere tanto...

Enhorabuena a ambos artistas.
Abrazos.

Ana dijo...

Hola!! Tanto tiempo!! Venía de unos meses muy complicados que me quitaron tiempo para pasar por aquí. Pero desde hace unos quince días que me vengo devorando todos los capítulos. EL de hoy está buenísimo (texto e ilustración). Volvemos al escenario donde empezó todo.

Y no quiero comentar nada más, no sea cosa que se me escape algún dato del capítulo que sigue... que como me tocó ilustrarlo ya lo leí, jaja

Felicitaciones a Rebeca y Javier, y a todos los escritores e ilustradores partícipes de este proyecto que cada día me gusta más.

Un abrazo para todos!

Gabriel Bevilaqua dijo...

Me gusta que Rebeca haya traído nuevamente al ruedo a Carmen. Interesante que en los últimos capítulos los escritores hayan elegido "fragmentar" los textos en lugar de darles unidad de acción. Hasta ahora ha funcionado al dedillo.

En cuanto a la ilustración, la escena elegida por Javier me parece excelente, así como esa gama de tonos que se "ilumina" en el pie.

Felicitaciones para ambos.

Patricia O. (Patokata) dijo...

Muy interesante capítulo, intensifican el misterio y nos hacen querer saber más!!
Mis felicitaciones a ambos, tomó un giro muy interesante y la ilustración aumenta el misterio y las incognitas!!

Saludos!!