domingo, 4 de marzo de 2012

Capítulo 23. El matrimonio


Ilustración de Escudero

Carmen se sienta en un sillón después de encender la radio. Cierra los ojos y deja que El Danubio azul le calme el alma como un bálsamo contra la ausencia. Por primera vez en su vida se siente huérfana. Decide esperar despierta a Emilio mientras recuerda cada uno de los momentos que pasó con Paula sin saber quién era. Asoció las investigaciones que su marido seguía en secreto y la edad de su madre, casi una chiquilla. Ató cabos. Desató penas. Repasó mentalmente los sinsabores de treinta años de matrimonio. ¿Por qué quiso casarse con ella Emilio? Siente frío, se levanta a por su bata y sus guantes. Después coge algo del segundo cajón del aparador y vuelve al sillón.

***

Emilio también está despierto. Cuando oyó a su mujer levantarse de la cama la siguió descalzo. La vio entrar en casa de Paula, esconder una caja en el hueco del montacargas, desparramar el contenido de un antiguo portafolios repleto de cartas y fotografías; atisbar la verdad.
Se había casado con ella según el plan. Los hombres calvos le habían pasado una carta con las instrucciones y su nombre. El resto había sido esperar y odiar a aquella estúpida mujer. Cuando Paula se instaló en el piso de enfrente, la reconoció al instante. Tenía su imagen grabada a fuego desde la noche en que su madre lo llevó a aquella función en el Teatro Viejo.
A Sebastián y a Víctor los tenían vigilados. Ahora que el futuro volvía a repetirse, ya estaban sobre aviso. Podrían robar el libro de los guardianes del tiempo antes de que Melquíades abriera otra realidad paralela.

***

Emilio sale por fin del dormitorio, pero se queda paralizado al llegar al salón. Carmen le hace un gesto, con la pistola que empuña, para que se siente.
—Habla —le dice.
Emilio, titubeando, comienza a esbozar una historia increíble sobre el tiempo y la manera de controlarlo. Pero a medida que habla va recuperando la confianza. Recuerda que aquella mujer no es más que una tonta pusilánime y termina riéndose de ella. Carmen se levanta, le apoya la pistola en la sien y le susurra algo al oído. Dispara. Después coloca el arma en la mano inerte de Emilio y llama a la policía.
Antes de que lleguen los vecinos tiene tiempo de echar al canasto de la ropa sucia su bata, sus guantes y su pasado.

Texto de Mar Horno

31 comentarios:

Laura dijo...

Mis felicitaciones para los dos artistas por haber bordado un capítulo difícil y enigmático. La frialdad de Carmen en el disparo certero ha sido espectacular, tanto como la ilustración de Escudero en esos tonos grises negros y blancos.

Para Mar un abrazo muy fuerte por esta trama muy bien llevada y perfectamente escrita.

¿Nos iremos quedando sin protagonistas en lo que queda de Cienmanos?

BESOS

Rubén dijo...

La ilustración es una pasada. Tiene mucha fuerza y una calidad superior. Magistral.
El texto, muy bien escrito, acaba con uno de los personajes menos usado en la trama y con más meollo. Lástima.
No me esperaba que Carmen fuera una asesina, no tengo claro el móvil pero me dejó boquiabierto esa frialdad.
Mi enhorabuena por este capítulo.

Mar Horno dijo...

Buenos dias. Eso de levantarse por la mañana un domingo y desayunar leyendo mi propio capítulo en Cienmanos es maravilloso. No menos lo les leer tu reseña, Laura, que ya forma parte de la propia micronovela. Muchas gracias por la parte que me toca.

Gracias por tu comentario Rubén. Lástima lo de Emilio, sí, pero cuando una persona se siente utilizada, rebajada, humillada y subestimada no se sabe nunca su reacción. Emilio le cuenta a Carmen los planes de los calvos, suficiente razón para matar y más estando Paula implicada, su madre. En fin no se tiene que ser un asesino para matar. Además, yo no me puedo resistir a matar en mis textos así que no he podido resistirme. Yo en la realidad me las trago dobladas, pero en la ficción me encantan las venganzas. En fin. Gracias por vuestros comentarios. Un beso para todos.

Luisa Hurtado González dijo...

La imagen es espectacular, distinta. Los ilustradores son... increíbles, un lujo y una sorpresa siempre. Todos.
En cuanto al capítulo. Me ha gustado mucho. Necesitaba que, aparte de aparecer piezas del puzzle, ver cómo algunas se unen.
Un hurra por la determinación de Carmen. Ahora también sabemos por qué Emilio es un amargado (o a mi me lo ha aparecido desde su primera aparición, no sé, cosas mias)
Y después hay frases de Mar que agradezco: balsamo contra la ausencia, ató, desató, repasó, el futuro volvía a repetirse (algo que solo puede ocurrir en este novela y que está bien decirlo),...

Me gustó mucho. ¿Se me nota?
Un beso a los artistas, Luisa

Blanca Bk dijo...

Maravilloso. Todo en su conjunto. Felicidades!

Pedro Alonso dijo...

Un capítulo sorprendente donde debilidad y fuerza se confrontan, donde los personajes no siempre son lo que nos habían hecho creer y donde el dolor puede desembocar en una metamorfosis como la de Carmen.

La ilustración es impactante, llena de fuerza y dinamismo que contrasta con la Carmen resignada y estática que habíamos visto a la sombra de su marido.

Mi enhorabuena para Mar y para Escudero por la calidad de vuestro arte.

Dejo una pregunta en el aire: ¿Qué le habrá susurrado Carmen a su marido antes de disparar?

Cybrghost dijo...

Otro giro más. Este capítulo tiene mucha fuerza. Y la ilustración es brutal también. Me encantaron ambas cosas.

Patricia Nasello dijo...

Mar, Escudero, mi mayor admiración por vuestro trabajo!!!!!

Me encanta este capítulo tiene potencia y espíritu: tiene carnalidad. "Sentimos" a los personajes. Los amamos, los odiamos, los comprendemos.

Mar, yo también bajo la cabeza y acato en la vida real, pero eso sí, no permito la misma actitud en mis personajes, jaja. Has escrito un espléndido capítulo. Tengo un especial cariño por Carmen, gracias por darle la fuerza que deseaba para ella.

Escudero, precioso, bello trabajo.

Sara Lew dijo...

Cuánta frialdad la de Carmen. Pero treinta años de engaños son muchos; más el peligro que presentaba su marido para Paula... Muy bien este giro de la historia, Mar. Enhorabuena.

La ilustración es excelente. Esa Carmen joven y esbelta parece dispuesta a comerse el mundo después de esa llamada, como un renacer...

Saludos.

escuderoimagine dijo...

Hola chic@s

Gracias por la oportunidad de colaborar en esta experiencia, se está completando un proyecto fantástico.

Igualmente gracias Mar, el texto ha sido pura inspiración.

Y finalmente, gracias a todos por vuestros comentarios, ¡qué buena forma de empezar el día!
^^

MariCari♥♥♥♥♥ dijo...

Muy buen capítulo, estupendo... Saludos.

joseluis dijo...

Qué estilo el de ambos. De pronto me vi sumergido en uno de esos clásicos del suspense, pistola en mano y certera historia hasta en el disparo, que me nubla la mirada, como en la misma ilustración.

Excelente trabajo... He disfrutado al áximos des vuestros trabajos.

Felicidades :-)

Pablo Garcinuño dijo...

Vaya, Mar, eso sí que es darle acción a la historia. Me ha gustado mucho. Y la ilustración me parece genial!

Gabriel Bevilaqua dijo...

Apenas entrar a ver los derroteros de la micronovela me ha dejado sorprendido la ilustración, de una factura novedosa con respecto a la de por sí estupenda galería visual de Cienmanos, y me preguntaba quién sería la dama retratada... Se trata de una Carmen inesperada...

Inesperada por la resolución que Mar le ha dado a un capítulo de gran tensión. Hay muchos pequeños detalles que me han gustado, como lo de “Ató cabos. Desató penas”, pero es el conjunto el que maravilla.

Felicitaciones Mar y Escudero por vuestro sobresaliente trabajo.

Rocío Romero dijo...

¡Toma ya, Mar!
Yo como tú, en la vida real soy un poco mosquita pero en la ficción también me cargo a quien quiero, faltaría más :-D. Este Emilio que hasta ahora me resultaba un poco borde, en este capítulo me ha parecido un mamón... y yo no sé si le habría puesto a Carmen una pistola en la mano, pero besitos no merecía.
Además el texto está muy bien compensado y hace avanzar la trama sin demasiado sobresalto.
Y la imagen... ay, la imagen es fantástica, tiene una fuerza tremenda.
Enhorabuena a los dos y muchos besos.

Aurora Ruá dijo...

Un giro sorprendente. Caramba con la dulce ancianita!

La ilustración también me ha sorprendido, por lo distinta al resto.

Mi enhorabuena para los dos.

Rosa dijo...

Plas, plas, plas, plas....Enhorabuena a ambos. Por la fuerza de la ilustración y las exquisitas letras. Me ha encantado.

Besos desde el aire

Kum* dijo...

Joder, Mar... hoy la novela pierde su inocencia. Ya hubo tiros antes, pero,... pero... en fin, supongo que se me entiende.

No sé que me epató más, si el disparo en la cabeza o la venganza en un susurro antes de disparar.

Un capítulo duro... el más duro hasta ahora.

La ilustración es bella, buenísima,... pero no encuentro a Carmen en ella.

Uff...

Besos payasos.

Pd: No soy un robot, no sé a qué tanta palabrita de seguridad, joé (y hala!!).

Patricia O. (Patokata) dijo...

La ilustración está llena de magia y misterio, es increible!!
y el texto es el más enigmatico que he leído hasta ahora, genial la vuelta que ha dado la historia!!
Mis felicitaciones a ambas, genial todo, genial!!

abrazos!!

Elysa dijo...

Una ilustración con mucha fuerza y de otra dimensión. Es fascinante la diversidad en las ilustraciones.

Y el texto, es increible lo bien hilado y como dota de personalidad a Carmen y de una manera definitiva acaba con tantos años de mentiras y engaños.

Felicidades a ambos por este estupendo capítulo.

Besitos

Mar Horno dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Mar Horno dijo...

Hola a todos. Ante todo muchas gracias por vuestros comentarios que es el mayor placer de haber escrito este capítulo. A mí me fascinaba este matrimonio, me chirriaba esa relación, la actitud de Emilio hacia ella como de desprecio y Carmen me parecía muy lista pero que escondía su verdadera personalidad. Me ha encantado ser la primera en poner un muerto, en plasmar una venganza.
La ilustración es maravillosa y aunque no es la imagen que teníamos de Carmen, a mí me parece que tras echar su pasado a la ropa sucia ha vuelto al pasado,se ha vuelto joven y hermosa, ha vuelto al momento de antes de casarse con Emilio, y que ahora el futuro le pertenece por entero. Enhorabuena Escudero.
Me ha encantado pertenecer a este proyecto y estoy deseando como ver como continúa la micronovela.
Un abrazo para todos.

Jessie dijo...

Impresionate ilustración , llena de fuerza y movimiento. Con mucho estilo.

Y Mar; un capítulo trepidante. No sé cómo lo haceis, cada vez creo que es más dificil

XAVIER BLANCO dijo...

Querida Mar, has elaborado un capítulo con la magia que exigía la novela y con el sobresalto de ¡un asesinato!,
que ya era hora de meter algún ingrediente que se saldría de los saltos del tiempo y del romance de los
protagonistas. Desde que Sara empezó con la presentación de Paula en aquel callejón la novela ha evolucionado
por la imaginación de 46 personas que no han dado tregua, y tú nos has puesto con el corazón en un puño por
la muerte de Emilio. ¿Resucitará en el tiempo o nos habremos deshecho de uno de los malos?.
Tu prosa nos cautiva y tus palabras nos enganchan. Gracias Mar.

Me ha gustado mucho la ilustración de Escudero, esas tonalidades nos llevan al disparo final.

Mar Horno dijo...

¡Ay Xavier, qué bien lo dices todo! Da gusto leer tus comentarios. Espero que Emilio esté muerto y bien muerto aunque con esta micronovela nunca se sabe, cada autor hace lo que le da la gana y ese es su encanto.
Un abrazo y muchísimas gracias por tu comentario.

MJ dijo...

¡Bieeeeen! ¡Un asesinato! Ahora se pone interesante de verdad.
Mar, tu prosa me tiene cautivada; escribes con una facilidad que aturde.
En fin, recibe mi enhorabuena por este interesantísimo capítulo.
¡Bravo por la ilustración!

Abrazos.

Kum* dijo...

Hoy lo releo... y me sigue pareciendo buenísimo, pero durísimo, como el golpe que me dí en la cara pensando en vos.

Puede que más lo primero que lo segundo, y también... viceversa.

Besos payasos,... y chau.

Mar Horno dijo...

Yo también me he pasado a leerlo hoy, más tranquilamente.
Muchas gracias MJ, me pones colorada.

Kum, un privilegio tu segunda lectura. Siento mucho lo del golpe, espero que no te duela mucho. Dicen por ahí, que oir el Danubio Azul hace milagros.

Besos de sábado.

Kum* dijo...

Danzaremos pues :)

Ximens dijo...

Me ha gustado que la historia tome cuerpo presente. También que se elimine a un personaje, pero claro, con esto de saltar de un sitio a otro puede Emilio aparecer. De algún modo se encaja en el puzzle el papel de Emilio que ya desde su primera aparición era sospechoso. (Espero no haberme perdido también en el tiempo). La prosa de Mar se lee muy bien y la estructura en escenas cerradas es un acierto.
De la ilustración, que de entrada me llamó la atención por su sensualidad iluminada, me gusta, una vez leído el relato la ubicación en el momento telefónico. La luz del fondo es otro acierto en este viaje en los tiempos.
Felicidades a ambos.

NiñoCactus dijo...

Tremendo, no me lo esperaba... Cuánto odio reconcentrado. Y ese disparo en la sien... Ufff. Demasiado.
La ilustración me gusta, aunque al principio pensé que era Paula.
Un saludo y enhorabuena a los dos, del lector retrasado.