domingo, 22 de abril de 2012

Capítulo 30. Causalidad

Ilustración de Fernando Martínez

El firme recuerdo de los ojos límpidos de la pequeña Carmen soplando la vela del primer año le hizo recobrar las fuerzas.
—No se trata de huir —replicó en voz alta y segura—. Ahora lo entiendo todo, Melquíades, ¡maktub! ¡Lo haremos! Somos los guardianes del libro sagrado, lo recobraremos y encontraremos la fórmula para recomponer el tiempo, nuestro tiempo; y con él la cantidad de sucesos errantes que provocaron, incluso, la muerte de Bruno.
Se acercó a Sebastián para abrazarlo con euforia, y con un gesto victorioso, prosiguió:
—Escuchad atentamente: todo quedó detenido cuando la flor se deshizo contra el suelo, pero eso no fue una casualidad. Ha sido el instante en que todos los espacios-tiempo pudimos ver a través de la grieta que permanece abierta. Empiezo a darme cuenta. Mi cerebro ata circuitos de ondas vibratorias, estas se transforman en pensamientos que se encastran unos con otros, como un cubo de Rubik que se arma solo, completando los respectivos colores a toda velocidad. En el viaje espontáneo, la nomeolvides me la obsequió alguien llamado Kum*, impulsándome a vislumbrar, además, que debemos aunar las fuerzas centrándonos en la magia del amor. Ese raro personaje es como una especie de payaso, y pertenece a las Cien Manos. Ellas, a su vez, son las encargadas de construir o destruir, según la inspiración. Sin embargo, el libre albedrío es una constante para nosotros, ellos, los otros y los otros...
Atención: las Cien Manos ahora escriben en una hoja con el número treinta.

***

El coche patrulla recorrió las tres calles con rapidez, la suficiente como para que Carmen no pudiese elaborar una declaración que la librara de todo cargo.
No hacía más que llorar, pero no por acabar con la vida de Emilio, sino por la tristeza de todos los años que vivió lejos de la misteriosa y ahora joven mamá.

***

El viejo gritó tanto y tan fuerte que los calvos quedaron estampados contra la pared. Recogió el libro, lo cerró y lo guardó en el ajado morral que llevaba consigo. Colorado de ira y a punto de explotar, se dirigió hacia los túneles secretos que lo condujeron a la sala donde se hallaba la bola del infierno. Aun a sabiendas de que solo podría hacerlo una vez, miró los botones del tablero en la pared y, con decisión, apretó el rojo. La circunferencia se abrió al medio, subió a ella y emprendió el vuelo…

Texto de Danik Lammá

16 comentarios:

Kum* dijo...

Ejem.... Yo, esteeeeeeee, pues eso, ejem...

jajajajajajaja, vaya ocurrencia, Danik, meterme a mí en la novela. Mi abuela Petra siempre me decía: "¡vaya personaje estás tú hecho!". Nunca imaginé que acabaría siendo uno de novela, de micro novela!!...jajajajajaj

Me ha gustado mucho la primera parte del capítulo, mucho. Paula toma fuerzas e impulso. A ver si de una vez se ponen las pilas...

El viaje de Carmen a la comisaría está empezando a ser el viaje infinito. Parece una escena de esas de telenovela donde la madre del protagonista se tira muriéndose tres semanas y cincuenta capítulos en el suelo de la cocina.

En fin, Danik, un beso grande grande y felicidades. Me lo he pasado bomba leyendo el capítulo de hoy. Supongo que vos te habrás reído escribiéndolo.

La ilustración... un poco pequeña.

Besos payasos a todastodos.

Laura dijo...

Felicidades por el texto Danik.

Coincido en el viaje infinito que resume Kum en el capítulo anterior, y sólo recuerdo a todos los paseantes de este novela, que quedan pocos capítulos y habrá que iniciar el cierre de la novela....

Besos des :
demispalabrasylasvuestras.

Puri dijo...

Hola, hoy hemos tenido un pequeño retraso, primero con el texto que no salía y luego con la ilustración...
Ahora ya podéis disfrutar del capítulo completo con el estupendo trabajo de Danik y Fernando.

Nicolás Jarque dijo...

Danik, esta ocurrencia de colocar a Kum* es muy buena. ¿Estarás contento?

Por otro lado, coincido con él en que el viaje a comisaría está siendo muy largo, pero bueno, igual ha entrado en un bucle del que no puede salir.

Me gustó mucho el capítulo y sigue avanzando esta rueda.

La ilustración impresionante, también.

Abrazos.

Kum* dijo...

Eh, ahorita sí, linda ilustración!!

Kum* dijo...

Aquí dejo un regalito para Danik, porque hoy es mañana, o viceversa.

Besos payasos.

Rubén dijo...

Ya casi hemos llegado... Buen capítulo por parte de Danik y de Fernándo. Me encantó la ilustración y la portada del libro. La parte final del texto nos deja con orejas de lobo, un abrazo y mucha ilusión

Patricia Nasello dijo...

Fernando, Danik, Kum* ...Cienmanos, felicidades!!!!
Este capítulo es un bombón, para quitar el envoltorio y saborearlo despacio. Mi enhorabuena por él.

Abrazos

Danik Lammá dijo...

Graciassssss Kum*!!! Es precioso! Tú sabes que desde que oí de ti propia voz "Encantando palomas" No puedo vivir sin ti ¡Cómo no agregarte en el capítulo mi payaso preferido!

Por cierto, estoy de acuerdo con el bucle, pero elegí darle un un acelerón a Paula y al viejo que son personajes más importantes, quien venga detrás podrá definir al destino de la madre, todo es posible en los espacios atemporales y con una sola frase basta.

Me gustó la ilustración del viejo dirigiéndose a los túneles secretos guardando el libro en el morral jeje

¡Abrazos a todos y gracias!

Fernando Martínez dijo...

Solo quiero decir que ha sido un placer colaborar con todos los que hacéis posible cienmanos.
Personalmente, la escena del viejo ha sido la que me ha transmitido una imagen más clara. En seguida se dibujó en mi mente, Danik, por eso es la que he escogido.
Un abrazo a todos. Espero que seáis capaces de cerrar todas las puertas abiertas, que no será nada fácil.
http://espiralesdetinta.blogspot.com.es/

Danik Lammá dijo...

Y un gran acierto sin dudas Fernando, es una ilustración excelente!!!

Patricia O. (Patokata) dijo...

Cienmanos sigue presente en la fantasía de las letras y los colores!!
Cada vez se pone mejor y se van aclarando de a poco los misterios.

Mis felicitaciones a escritora e ilustrador!!

un abrazo

Gabriel Bevilaqua dijo...

Felicitaciones Danik y Fernando, han hecho un muy buen trabajo. Y parece mentira, la novela ha ido creciendo poquito a poco y ya estamos en el capítulo 30, a un tirón del final. ¡Qué nervios!

Saludos cordiales

Rosa dijo...

Enhorabuena Fernando y Danik o al revés...Danik y Fernando un trabajo perfecto con payaso incluido.

Besos desde el aire

Sara Lew dijo...

Danik, Fernando: Felicidades por vuestro estupendo trabajo.
Abrazos.

joseluis dijo...

La bola del infierno y los botones... Es una fascinante mezcla de historia de terror y science-fiction.

La decisión surgida de los recuerdos de Paula es con la fuerza que se perfila hacia el desenlace de la novela.

También me ha encantado encontrarme con la tristeza de Carmen, el replantearme qué más cosas pudo haber sentido la mujer.

Muy bueno todo. La ilustración me gusta mucho por la zona de luz en la pared, que suelen ilustrarse oscuras. Se adivina la muerte de los dos; el colorido de la sombra, en fríos fríos... En fin... Quizá lo único que me hace un poco de ruido es la imagen del pelo del personaje, dado lo descrito en el capítulo 10: http://4.bp.blogspot.com/-EHoC0RYzmf4/TtDg0Ubp0eI/AAAAAAAADh0/Zk_6qxC2Ey4/s1600/Capitulo10-DavidGuirao.jpg

Supongo que esto es parte de la multiplicidad de rostros que puede tener el maligno...

Felicidades :-)